miércoles, 23 de enero de 2013

Problemas Políticos

A propósito del escándalo de los sobres con dinero negro que, presuntamente, entregaba Bárcenas, el PP tendría que guardarse de soltar respuestas incongruentes y de recurrir a la evasiva, porque así lo único que consigue es aumentar las sospechas y exacerbar aún más los ánimos. 

Por ejemplo, aquella primera respuesta de María Dolores de Cospedal diciendo que las cuentas están auditadas por el Tribunal de Cuentas y que en ellas no aparece ninguna irregularidad. ¡Claro, porque se trataba de dinero! ¿Cómo iban a figurar esas cantidades en la contabilidad oficial? 

O la contestación de Esteban González Pons sobre la presencia o no de Bárcenas en la sede nacional, afirmando que él no le había “visto” en la calle Génova. 

En fin. Escucho a algunos miembros del Partido Popular afirmar que el presidente, del partido y del Gobierno, siente un “enfado monumental” por el escándalo que acaba de estallarle en las manos.  
 A lo mejor no tendría que sulfurarse tanto, pues si esto resulta ser verdad, en su mano estuvo, no sólo cortar esas prácticas (que eso sí aplicó, aparentemente), sino depurar, en su caso, responsabilidades a tiempo y sanear el partido. Y no lo hizo. 

Cierto es que eso habría supuesto una verdadera escabechina interna, porque por lo visto están infectados unos cuantos nombres muy conocidos, de la actual dirección e incluso posiblemente algún miembro del Gobierno, pero hubiera sido la solución, de ser verdad lo que se comenta

Si tenia que aplicar la “cirujia” y no la aplicó cuando podía, por no causar daños, ahora el estropicio puede llegar a ser mucho mayor. Es lo que pasa.

En mi opinión, la única salida que queda es entrar a saco en los hechos y depurar responsabilidades a fondo y, esta vez sí, caiga quien caiga. 

Ahora me pregunto ¿que tenemos que hacer los españoles? Si todo esto se confirma. Los dos Partidos que han estado gobernando resutan ser unos corruptos y han instaurado la partitocrácia. 

Hasta ahora, particularmente y con la honrrosa excepción del PSOE (que estoy plenamente convencido de que es un Partido Corrupto), creia que los casos que se veian eran propios de las “miserias humanas” que hay en cualquier colectivo y que se trataba de asuntos “particulares”, por lo que los miembros de los Partidos Políticos, en su gran mayoría, eran personas honradas. 

Ahora, me puedo explicar el desencanto que siente la ciudadanía con la “clase política”, condiderandola como el tercer problema, por importancia. 

Pero estamos en Democrácia y en este sistema son, precisamente, los políticos los que han de intentar solucionar los problemas de España y no convertirse en un problema. Estas conductas perjudican gravemente y pueden llevar a movimientos autocraticos que no nos beneficiaría en absoluto

Cada vez me reafirmo mas en mis conviciones de “listas abiertas” en las elecciones políticas y en los Partidos, en la Democrácia interna de los mismos, en la honradez a ultranza (ser honrado y parecerlo), en Reglamentos de Faltas y Sanciones, inflexibles en los Partidos (caiga quien caiga) y todas las demás ideas que desde mi partido “CIUDADANOS LIBRES UNIDOS (CILUS) intentamos llevar al conocimiento y comprensión de los ciudadanos. 

Se impone un PACTO entre todos los Partidos Políticos, para que esto no pueda suceder y una CONCIENCIACIÓN de los ciudadanos, para hacer desaparecer del panorama político a aquellos Partidos que no asuman sus responsabilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario